Predominan los sectores urbanizables de uso residencial con edificabilidades de entre 0,20 y 0,30 m2t/m2s.

Las zonas con altas edificabilidad y compacidad, mayores de 0,75 m2t/m2s, se localizan en las grandes ciudades y representan el 7,62% de los sectores de suelo urbanizable.

En las periferias de las grandes ciudades está produciendo áreas residenciales periurbanas del orden de 2 viviendas por hectárea, realidad ésta especialmente problemática en el Área Central.

Hay un total de 119.223 viviendas pendientes en las distintas áreas de suelo de desarrollo previstas en los planeamientos municipales.

A un ritmo anual de construcción de vivienda nueva equivalente al promedio de los años 2003-2011 (7.000 viviendas/año), las distintas áreas de desarrollo de los planeamientos urbanísticos vigentes contemplan suelo para los próximos 16 años; y más aún tardarían en agotarse de emplearse promedios que llegasen hasta el presente. De hecho, recientes estudios de la Dirección General de Vivienda del Principado de Asturias pronostican una demanda, hasta el horizonte 2028, de 2000 viviendas/año.

Los ritmos de creación están en mínimos históricos, y los stocks de vivienda nueva existente, a pesar de su reducción en los últimos años, dificultan un cambio de tendencia a corto plazo

Por lo que respecta a la ordenación territorial, la vivienda ha de considerarse desde una triple perspectiva:

  • como un derecho de los ciudadanos, lo que exige que la oferta de viviendas se corresponda con la demanda de los hogares, en alquiler o en propiedad, en unas condiciones de accesibilidad adecuada a los niveles de renta y de localización espacial;
  • como elemento de urbanización y transformación del territorio, con importantes implicaciones sobre la estructura del modelo territorial;
  • como parte de la actividad productiva (sector construcción) generadora de empleo y rentas.

En este marco, hay que señalar cómo ha evolucionado el parque de viviendas en España y Asturias:

  • Menor crecimiento de las viviendas totales en Asturias que en España.
  • En Asturias el crecimiento de las viviendas totales y principales es similar, lo que indica una cierta permanencia de las pautas de distribución de viviendas principales y del resto, en España hay una diferencia singular entre ambas cifras, sólo explicable por la inmigración, tanto de trabajadores como de extranjeros jubilados a los litorales mediterráneos o de las islas.
  • Las vacías crecen en un 14%, alcanzando en 2011 las 82.857, más de 3 puntos por encima de la media nacional.
  • Número de personas por vivienda principal con un descenso un 30% más elevado que el de la media nacional.
  • Período 2000-2014, porcentaje de viviendas protegidas sobre las libres es del 15% para Asturias y del 13% para España.
  • España ha registrado en el período 1998-2007 una década de fuerte expansión de la producción inmobiliaria, con una inversión en vivienda que ha llegado a representar en 2007 un 9 por ciento del PIB, muy por encima del promedio de la Eurozona y del resto de países desarrollados. Pero también la riqueza inmobiliaria, estimada por el Banco de España, incremento elevado. En 2015 ya había caído un 33%.
  • La vivienda en propiedad supone un grave problema para la movilidad de la población y un hándicap para los estándares de su endeudamiento. La propiedad como régimen de tenencia ha aumentado históricamente en el último ciclo en España, desde el 63% inicial (en 2004) hasta el 78% en 2014.
  • El porcentaje de hogares en alquiler en España se sitúa en el 12%, mientras que en Asturias es todavía una proporción menor, situándose en el 8,5%, lo que sitúa a la Comunidad Autónoma asturiana como una de las de menor porcentaje de vivienda de alquiler en España, igual que La Rioja.
  • Evolución de la financiación de la vivienda protegida: en Asturias tradicionalmente la financiación dedicada a vivienda de protección oficial ha significado porcentajes del orden del doble de la media nacional, estando siempre entre las comunidades autónomas con mayor porcentaje en este capítulo; 4,6 puntos por encima (16,9%) en 2014, siendo la comunidad autónoma que, junto a Navarra y Extremadura, ha pilotado estas cifras desde 2006 a 2014.

Rehabilitación de viviendas

  • Capítulo especial merece la rehabilitación de viviendas: debe jugar un relevante papel en la recuperación económica, coadyuvando a la reconversión de sectores como el de la construcción, el turístico, el energético y el ambiental; o el urbanístico y social.
  • En Asturias las cifras respectivas son del 22%, de viviendas con más de 50 años, con unas 104.000 viviendas, y del 56%, con más de 30 años, con unas 257.000 viviendas.
  • Amplias posibilidades de actuación en el campo de la rehabilitación, con repercusiones evidentes en el campo de la actividad económica del sector, de las potencialidades de mejora de la eficiencia energética, de la potenciación del sector turístico o desde las perspectivas de la mejora del bienestar de los que mejoran su hábitat o, incluso, de la mejora de la percepción del paisaje edificado.
  • En Asturias, aunque el número de licencias de rehabilitación de edificios se redujo en un 45% entre 2006 y 2014, en este último año representaban un 64% del total de licencias concedidas, mientras que en 2006 esta proporción era del 32%, similar a la de 2001.
  • Por las licencias ejecutadas, el número de viviendas rehabilitadas se ha reducido hasta llegar a 170 viviendas en 2014, el menor número de todo el periodo.

En lo que respecta a la accesibilidad a la vivienda en Asturias, siempre ha sido mejor que la media nacional, aunque ambas cifras se han ido acercando en el período 2006-2014, situándose, respectivamente, en el 26,69% para Asturias y en el 29,90% para España.

  • El precio de la vivienda libre, Asturias presenta un valor medio de 1.271,20 €/m2 en 2015, un 86% del valor medio nacional, superando a las provincias gallegas, a León y a Palencia, pero por debajo de los correspondientes a Cantabria y País Vasco.
  • El stock de viviendas sin vender en Asturias se sitúa en la gama más inferior de las provincias españolas.